Home » Varios » Dormir de manera diferente

Dormir de manera diferente

Anoche acabé de preparar la sección de viajes en Canal Extremadura radio a eso de las 2 de la mañana y encima era de hoteles curiosos. Entrar en webs de alojamientos, ver camas y tú estar muerta de sueño es terrible, pero creo que en estos sitios, no podría dormir. Son hoteles y albergues donde descansar es lo de menos, lo más importante es el plus de originalidad que aportan. Un faro, un iglú, una cárcel, un ataúd… el caso es que he ampliado la lista de la de sitios a los que ir, pero por primera vez, pensado en el alojamiento y no en el destino.

¿Nos quedamos en un Jumbo en Estocolmo? www.jumbostay.com

Empezamos por Alemania, en concreto nos vamos a dormir en su capital, Berlín. Las habitaciones de The propeller-island (Berlín) están diseñadas por el artista Lars Stroschen. Son cuarenta y cinco espacios diferentes con camas voladoras, baños en armarios, una cama en una mesa redonda, ataúdes, muebles suspendidos del techo… El precio va desde los 79€ hasta los 190€ por habitación con una persona. Por cada acompañante hay que sumarle 15€ más.

Diferente pero original en el concepto es el Hotel Abasto Plaza en Argentina. Se trata del único hotel de cinco estrellas en Buenos Aires dedicado al tango. La mejor oferta que he encontrado es de  unos 100€ la noche, lo que no sé es si se incluyen las clases diarias de tango que se imparten todas las tardes.

De lujo también y esta vez en Londres. El hotel Langhan tiene entre sus clientes a algunos de los personajes más exclusivos vivos y… muertos, o eso dicen. Con más de 140 años de antigüedad en sus pasillos se sienten fantasmas históricos, ¿pagarán ellos los 500€ de la habitación o se quedarán contigo a dormir?

Menos tétrico es el Aviator Hotel en Hampshire, a unos 40 minutos de Londres. Todo el edificio está dedicado a la aviación y su estructura tiene forma de hélice.

Cruzando el charco, en Memphis está el hotel de los Patos. En sí el hotel no es demasiado especial, pero su tradición es un tanto rara. Se remonta a 1932 cuando el dueño llegó después de un día de caza con 3 patos que utilizaba de señuelo y, junto con un amigo y una botella de whisky, decidió bañarlos. La historia se completa con que años más tarde un domador de circo enseñó a los animalitos a marchar hacia la fuente.  Hoy, dos veces al día 5 patos desfilan desde “el palacio real de los patos” (no es coña) en la última planta, hasta la fuente de mármol que hay a la entrada. Por cierto, no se sirve pato en el restaurante del hotel y resulta que tienen un restaurante francés. Habitaciones desde 209$

En Groenlandia  se encuentra el hotel de cuatro estrellas situado más al norte del mundo, el hotel Arctic . El paisaje debe ser espectacular, a los pies del fiordo Ilulissat, patrimonio de la humanidad. Lo especial es que te puedes quedar en un calentito iglú de aluminio desde 177€

Hotel Arctic

Si quieres iglús más fríos y de hielo puedes alojarte en el hotel iglú en Kiruna, en la Laponia Sueca. Se construye cada año con agua del río, ya que en primavera se derrite. Dormir no es lo único que se puede hacer, también montar en trineo o casarse en una iglesia de hielo. Contraer matrimonio no sé lo cuesta, pero la habitación individual son unos 200€.

Veinticuatro habitaciones colgadas en árboles y pleno contacto con la naturaleza. Es lo que ofrece este hotel árbol en Suecia, responsable además, con el medio ambiente. Dispone de varios modelos inspirados en ovnis, cabañas, nidos… y como, en la Laponia sueca no puede faltar una sauna. Quedarse el Tree hotel cuesta unos 440€.

Cabaña espejo “Photo: Peter Lundstrom, WDO – www.treehotel.se”

Cabaña OVNI. Foto: Peter Lundstrom, WDO – www.treehotel.se

En el mismo país, en Vasteras, cerca de la capital, encontramos el Utter Inn, un mini hotel flotante con una única habitación a 3 metros bajo las aguas del lago Malären. Este proyecto, ideado por el artista sueco Mikael Genberg , se puede alquilar por 400€ la noche. Te dejan además un barquito para desplazarte por las aguas. Cuando abras los ojos verás los peces contemplándote a través de la ventana. Oh wait! ¡el ser humano en la pecera!

Que originales son estos suecos porque en el aeropuerto de Arlanda (Estocolmo) se encuentra Jumbo STAY, un jumbo reconvertido en alojamiento. Podemos pasar la noche por 43€ por persona en una habitación de 4. Las privadas son más caras.

La cafetería del Jumbo Stay

Nos alejamos un poco de Estocolmo, pero tan sólo 100 kilómetros y llegamos a Sala Silvermine. Este hostal, en una antigua mina, tiene una suite a 155m bajo tierra. Por 440€ la noche te llevan hasta tu habitación y te dejan una radio para que te comuniques con el exterior porque no hay cobertura. Una curiosa iniciativa no apta para claustrofóbicos.

La suit en la mina. Foto de Pappilabild – www.salasilvergruva.se

Vamos a dejar ya el país porque está visto que los suecos son la mar de originales, pero no sin antes nombrar dos albergues muy curiosos en la capital. Uno es el hostel Chapman, un barco del inglés del siglo XIX y otro una cárcel (Langholmen) cuyas celdas están reconvertidas en habitaciones.

El Chapman en Estocolmo

Seguimos con cárceles pero esta vez menos agradables. En la cárcel Karostas en Liepaja (Letonia) eres tratado como un preso por unos 11€. La antigua prisión militar sigue con sus funciones y esta vez con turistas. Visitar la web te da una idea de lo que te vas a encontrar.

¿Os imagináis dormir en un Pirulí? En el Hotel Euromast en Rotterdam (Holanda) es posible. La suite en la torre de comunicaciones sale por unos 400€ y por 50 más puedes saltar para abajo (con cuerda, claro)

¿Alguna vez no habéis querido echar una cabezadita en misa? En la Martins Patershof en Mechelen no os dará vergüenza. Esta antigua iglesia neogótica está reconvertida en hotel. 130€ habitación individual

Para terminar nos quedamos en España. ¿Habéis pensado lo romántico que tiene que ser quedarse en un antiguo faro? En Finisterre se puede. Por 50€ la habitación individual y 95 la doble podemos dormir en O semaforo.

Al sur del país, en Murcia, encontramos alojamiento en una antiguo vagón de tren. El vagón rural cuesta 45€ por noche para tres personas.  Totalmente equipado y  en plena huerta murciana.

En Almadén nos podemos quedar en la plaza de toros. Si que se puede sacar rentabilidad a los toros sin que tengamos que matar a los pobres animales.

Y de lujo es el Hotel Marqués de Riscal en Elciego (Álava). Creado por Gehry e inspirado en el vino, tiene habitaciones desde 300€.

Javier Peguero y Adela Cordón, oyentes de el  sol sale por el oeste, nos cuentan que se han quedado  en algunos conventos y desde Twitter nos recomiendan “cualquier refugio de montaña”, en este caso el de Goriz, en Ordesa.

¿Quién va a querer dormir en una vulgar cama? 😉

Para preparar este post he utilizado las siguientes webs.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral