No te pierdas
Home » Europa » Gran Bretaña » Londres, mi Londres
P1230921

Londres, mi Londres

No hay mayor placer que repetir destino. Es entonces cuando vives la realidad de una ciudad, cuando te puedes perder horas por sus calles descubriendo sitios no tan turísticos y cuando detenerte en un mercadillo, todo el tiempo que quieras para curiosear todos los puestos, no te crea remordimiento por estar perdiéndote algún monumento. La primera vez que se va a un sitio experimentas la sorpresa, la segunda indagas, … y la quinta piensas en todo lo que podrías hacer si vivieses (otra vez) en ese lugar. Y la oferta es infinita tratándose de Londres.
Con esta entrada me salto el post  de “qué ver en Londres”, pero acabo de venir de allí y me apetece hablar de un Londres más relajado, sin “hayques” y de pequeños placeres. Este es mi top 5 ¿6? particular para una visita tranquila y a mi gusto. Actividades para todos en la revista Time Out.


Cambiamos Camden Town por Brick Lane. Estamos en Londres y queremos mercadillo por supuesto, pero Camden atosiga, está lleno de turistas y nos apetece algo más auténtico (aunque con más guiris cada vez). Lo encontramos los domingos en la calle Brick Lane. Puestos de ropa, objetos de segunda mano, comida de todos los países a cinco libras… Este distrito se conoce también como Banglatown por todos sus habitantes de Bangladés, de hecho, el nombre de las calles están escritas en los dos idiomas. La estación de metro más cercana es Liverpool Street. Lo mejor: pasear por sus puestos sin prisa, probar todo tipo de comida y llevarte algún recuerdo; de postre: un zumo de limón y ginger (mmmm).

Brick Lane

Brick Lane

Brick Lane

Buscar alguna exposición que te interese y no intentar visitar cada una de las salas de todos los museos (porque es para volverse loc@). La oferta cultural de Londres es inmensa pero claro, no podemos ver el British Museum, la Tate, la British Gallery, el museo de Ciencias… en 3 días, ni en una semana. En este caso llevaba claro que quería visitar la exposición “La historia a través de 100 objetos” en el British Museum. Es imposible recorrer todos los lugares interesantes y después de 5 horas seguir prestando atención (o por lo menos a mí me resulta imposible).

Piedra Rosseta, British Museum

Libros nuevos y viejunos. Me encantan las librerías que huelen a polvo y que ponen libros fuera muy baratos. En Londres te puedes aburrir de verlas en Charing Cross Road, en la pequeña calle Cecil Court que sale de la anterior, por la zona de Waterloo… En este post, escrito por Esteban Pérez, encontré algunas muy interesantes. A parte de libros en Londres hay tiendas de antigüedades muy interesantes.

Cecil Court, la calle de los libros (y carteles, mapas…) antiguos

Largos paseos por los parques, y si hace bueno (que no era el caso) irte con bikini (o bañador) y toalla a uno de ellos.  Cuando estuve en Londres trabajando en 2004 (parezco un político en plena campaña con las historietas) me llamó la atención que la gente se iba a tomar el sol a los parques. Ahora mismo el tiempo no acompaña pero sí que se puede dar un paseo por cualquiera de ellos y echar de comer a las ardillas de Hyde Park, que aunque dicen que son como ratas a mi me parecen una monada. Regent’s Park, Saint James Park… seguro que tienes alguno cerca.
No hace falta que sean parques. Pasear por Londres es una delicia, sobre todo me encantan las orillas del Támesis y cruzar sus puentes: London Bridge, Tower Bridge… hay unas vistas interesantes y muchas partes exclusivamente para los peatones.

Hyde Park

Desde las orillas del Támesis

Miradores interesantes. Estoy orgullosa de mi último descubrimiento: la terraza del One New Change, detrás de la Saint Paul’s Cathedral, tiene unas vistas de Londres preciosas y gratis. Otras interesantes son las del London Eye pero subir a la noria cuesta algo más de 20 euros.

Desde One New Change

Tres relajados días en Londres dan también para saborear unas cupcakes monísimas por la zona de Convent Garden, pasear y ver casi todos los monumentos, ir a Camden y tomarse un churro brasileño relleno de chocolate (aunque reniegue, la visita es ineludible), esquivar las obras que tienen a la ciudad levantada por los juegos Olímpicos (Gallardón sal de Londres) y por supuesto tomarse unas pintas bien acompañada en los pubs del centro, atención al 2 4 1 que me costó descubrir lo que era (dos por uno).
Me quedo con ganas de más. Londres produce la sensación de no saciarte nunca, pero está a tiro de piedra con lo cual… volveré.

English Breakfast

Las prohibiciones pesan

7 comments

  1. SERGIO VILLANUEVA

    BUENAS NOCHES, VISITE LONDRES EN FEBRERO PERO QUISIERA VOLVER PARA LAS OLIMPIADAS, TENGO ENTENDIDO QUE DEB ESPERAR 6 MESES PARA PODER VOLVER. ES CIERTO? O PUEDO IR PARA ESTAR PRESENTE EN EL MAXIMO EVENTO DEPORTIVO LAS OLIMPIADAS?

    GRACIAS

  2. Buenas noches Paula.
    Tengo entendido que la terraza de la cafeteria de la Tate Modern(última planta) y el Café Oblix Lounge en la planta 32 de la torre Shard,ademas de las espectaculares vistas son tb gratuitas las entradas.Ya te contaré cuando vuelva.
    Un saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral