Home » Europa » Portugal » Lisboa en detalles

Lisboa en detalles

Lisboa es una ciudad que se echa de menos porque está llena de detalles a los que es muy fácil acostumbrarse: el suelo de teselas, las bicas en sus cafés antiguos, el fado de la Alfama y el Bairro Alto, las Sagres en sus miradores, los funiculares amarillos de otro siglo… Os cuento lo que no me pierdo cada vez que voy a Lisboa.

Uma Sagres en un Miradouro

Las cuestas de Lisboa tienen su recompensa: las vistas. Existen miradores espectaculares en muchísimos sitios y en la mayoría tienes una terraza preparada para saciar la sed tras la caminata. El mirador de San Pedro de Alcántara, Santa Catarina, el Castillo, el elevador de Santa Justa que lleva hasta las ruinas del Convento do Carmo… hay miles de rincones en Lisboa con vistas impresionantes.

Uma sagres en el mirador de San Pedro de Alcántara

Elevadores, tranvías y funiculares

Le dan un aspecto a Lisboa antiguo y muy particular y son de gran ayuda porque Lisboa y las cuestas a veces pesan. Para subir a la Alfama y al Castillo lo mejor es coger el tranvía 28. El elevador de Santa Justa en la Baixa nos conecta con la zona do Carmo y también podemos subirno en los elevadores de finales del siglo XIX: da Gloria, do Lavra y da Bica. El billete sencillo sale algo caro, así que lo mejor es comprarnos una tarjeta magnética recargable VIVA Viagem (0,50€) y cargarla con el abono diario. Por unos 5€ tendremos pagado todo el transporte del día y podremos hacer estos viajes tan particulares.

Elevador da Gloria

La ciudad – pueblo

Las ropas colgadas en sus ventanas, las calles estrechas y peatonales, el olor a sardinas… hay algunas partes de Lisboa que parecen de un pueblo. Sobre todo por el barrio alto y la Alfama, genial perderse por ellas.

Tiendas

Los galerías, librerías y tiendas de diseño del Barrio Alto, las casas de bacalao, las tiendas de vinos donde se acumula polvo de años sobre las botellas, mercerías sacadas de una película costumbrista, locales donde venden artículos de lo más variopinto, peluquerías y barberías que provocan que te asomes a la puerta… No dejes de mirar dentro de estos establecimientos porque no solo es un viaje por la distancia, también por el tiempo.

Vendese bacalhao

En muchas tiendas en el suelo de la puerta, con las teselas del suelo, está hecho el logo o escrito el nombre.

Estudiantes

Pertenecer a una universidad en Portugal es un orgullo y a finales de verano podemos ver por las calles de Lisboa grupos de jóvenes vestidos con capas negras e insignias de sus facultades haciendo novatadas a los nuevos y cantando por las calles o tomando ginja en las bodeguitas. Un espectáculo.

Estos pobres están pagando las novatadas

Bica, garoto, galao… café

No sé si es el café, su olor o son las cafeterías donde lo tomas, el caso es que es un placer disfrutarlo en cualquier sitio de Portugal. Las cafeterías con más encanto de Lisboa son A Brasileira (120 Rua Garrett, Largo do Chiado), el Café Nicola (Rua 1 de Dezembro 35, en la plaza del Rossio), el Martinho da Arcada fundado en 1782 y que dicen que es el café más antiguo de Lisboa (plaza del Comerci, 3) y Pastéis de Belém cerca del Monasterio de los Jerónimos (Rua de Belém 84-92). En este último es imprescindible probar los pasteles de Belém, tienen la marca registrada así que en otros lugares se conocen como Pasteis de Nata aunque lo que llevan en su interior es más parecido a la crema.
Fados en Alfama o Bairro Alto

Muchísismos restaurantes ofrecen cena con fado y aunque disfrutemos en cualquiera de ellos algunos son demasiado turísticos. En el Barrio Alto a mí me gusta particularmente la Tasca do Chico en la  Rúa Diario de Noticias, 39. Sus paredes están llenas de fotografías de los mejores fadistas y los precios de las consumiciones son asequibles, es cuestión de tener suerte porque no todas las noches tienen actuación (hace poco era lunes y miércoles). La parte negativa es que se llena hasta arriba. Lo que se escucha aquí es fado vadio o popular, una alternativa a las actuaciones de fado pagadas. Si queremos estar tranquilos y cenar bien mientras escuchamos fados otra opción es el Clube do Fado, cena más actuación alrededor de 50€ pero la calidad de los fadistas los merece. Está cerca de la catedral.

El Barrio Alto por la noche
Con sus calles empinadas, los estarcidos, las librerías y tiendas de autor abiertas por la noche y todo el arte callejero, el barrio alto es el sitio ideal para pasar la noche lisboeta. De las puertas abiertas de sus bares sale el sonido de los conciertos y olor a chourizo asado y tanto dentro como fuera se mezclan los portugueses con turistas, estudiantes erasmus y gente de todas las nacionalidades.
El licor de gindas es un clásico de la ciudad. Se puede pedir en restaurantes, o en bares pero el clásico es tomárselo en una de las bodeguitas del centro. En su puerta se agolpan estudiantes, forofos del Benfica antes del partido, borrachines, locales y turistas. Poco más de un euro el vasito y se puede pedir sin fruto o con fruto (cuidadín que emborracha). Las bodeguitas más peculiares son ginginha Espinhera (Largo de Sao Domingos) y Ginginha sem reval en la Rua das Portas de Sao Antao, muy cerquita una de la otra y al lado de la plaza Rossio.
Comer y recomer
La gastronomía portuguesa me chifla y no hay nada que me guste más que un  arroz con marisco o con polvo (aclaro, pulpo) y unas sardinas asadas. Si nos salimos de las zonas más turísticas encontramos platos del día desde 5€. A mi me encanta el restaurante D. Pedro V en la Rua Dom Pedro V 129 (muy cerca del mirador San Pedro de Alcántara y del Solar de Vinho de Porto). Es un sitio que se puede definir como cutre, con manteles de papel y mesas corridas pero suelen tener una gran variedad de platos del día y muy baratos. El vino verde acompaña muy bien a los arroces y pescados. Auténtico.
Solar do Vinho do Porto
En Lisboa también, sí. Es un sitio delicioso con una decoración exquisita donde se puede disfrutar de una copita de este vino tan particular y abrir boca para una próxima visita a las bodegas de Oporto.

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral