No te pierdas
Home » Caminantes » Senda de los Dos ríos por las hoces del Duratón
El río Durantón acompañado por su bosque de ribera otoñal
El río Durantón acompañado por su bosque de ribera otoñal

Senda de los Dos ríos por las hoces del Duratón

El parque natural de las hoces del río Duratón es un lugar de contrastes. Situado en la provincia de Segovia, ofrece un paisaje de meandros creados por la acción del río Duratón. Junto a él, crece la vegetación de ribera. Y desde este punto y hacia arriba se alzan unas paredes verticales de hasta 100 metros de longitud que cobijan buitres y otras rapaces. En lo alto, encontramos la panamera, una zona de tierra pobre, donde habitan otras especies singulares.

La senda de los Dos Ríos (Duratón y Caslilla) parte de Segovia y nos muestra la diversidad de este parque natural.

Es una ruta circular de 5 kilómetros que se recorre aproximadamente en una hora y cuarenta minutos. El desnivel es de 135 metros.

La ruta comienza en la Casa del Parque de las Hoces del Río Duratón en Sepúlveda. Es el lugar perfecto para coger información y conocer los valores del parque natural: la flora, la fauna, la morfología, el patrimonio etnográfico o el patrimonio monumental. Está ubicada en la antigua iglesia románica de Santiago, hoy sin culto, y antes de empezar a caminar, podemos recorrer su interior para ver las exposiciones y la arquitectura de este templo: su ábside, las tumbas antropomorfas encontradas, su coro… y una réplica de la Cueva de los Siete Altares, un lugar de oración visigodo a orillas del Duratón.

Casa del Parque en la iglesia de Santiago en Sepúlveda

Casa del Parque en la iglesia de Santiago en Sepúlveda

Una vez que salimos de la Casa del Parque, enfilamos hacia el mirador de La Virgen de la Peña. En el trayecto por las calles de Sepúlveda nos encontramos con casas palaciegas, calles empedradas, iglesias… con razón el pueblo fue declarado Conjunto Histórico Artístico.

Llegamos a la Iglesia de la Virgen de la Peña y nos asomamos al mirador que hay detrás. Desde lo alto, vemos el cañón que ha formado el río Duratón, con sus hoces, los cortados, y la vegetación de ribera que acompaña a la corriente de agua. Aunque el río Duratón nace en Somosierra es aquí, cuando aparece el terreno calizo, donde forma sus famosas hoces.

Ahora sí, dejamos las casas de Sepúlveda y empezamos a caminar por una senda hasta que llegamos a la Puerta de la Fuerza. El recinto amurallado medieval de la villa tenía siete puertas y nosotros a lo largo del camino nos vamos a encontrar con 4 de ellas: la de la Fuerza y, ya de vuelta, del Castro, Duruelo y del Río.

Tras atravesar la Puerta de la Fuerza, pisamos un tramo de calzada romana y bajamos hasta el río. A su lado se pueden apreciar las antiguas huertas abandonas y los chopos plantados hace décadas para obtener madera. Un entorno que acoge a muchas especies animales, sobre todo algunos pájaros que viven en las copas de los árboles.

Avanzamos hasta encontrarnos con la “Pasarela del ICONA”, un camino que sube y nos acerca a las paredes calizas de los cortados, el lugar donde se refugian aves como los buitres leonados. Allí, encontramos otro tipo de vegetación que crece en estas calizas verticales, en los huecos que deja la roca: zapatitos de la Virgen, hiedra…

En la Senda de los dos ríos

En la Senda de los dos ríos

No todo es naturaleza y paisajes.  A lo largo de la senda de los Dos Ríos encontramos también los vestigios que ha dejado el hombre, algunos más monumentales como el arco que queda del puente romano del Talcano y otras muestras del pasado que forman parte del patrimonio etnográfico de la zona como la Fábrica de la Luz o los palomares.

La geología y el relieve del terreno también se pueden apreciar en la ruta, en elementos como la Silla de Caballo, unos pliegues que ha formado la roca caliza en un alto debido a una fractura en capas profundas.

La Fábrica de la Luz

La Fábrica de la Luz

Ya de vuelta, nos acercamos de nuevo a Sepúlveda pero antes pasamos por una zona de huertas, regadas por el río Caslilla y atravesamos tres puertas de la antigua muralla: la del Castro, la de Duruelo y la del Río. Ya solo nos queda recorrer un tramo de calles para volver a la Casa del Parque, el lugar donde despedimos la senda de los dos ríos por el parque natural de las hoces del Duratón.

Para escuchar los sonidos de la ruta, puedes hacerlo en Caminantes, el programa de senderismo de Radio 5.

Si quieres conocer más sobre el parque natural, no olvides visitar el post de las hoces del río Duratón y el otoño

San Frutos es otro de los lugares que no hay que perderse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral