No te pierdas
Home » Caminantes » Ruta por Matallana y La Vereda
Roblelacasa desde el PR GU 02
Roblelacasa desde el PR GU 02

Ruta por Matallana y La Vereda

Coche y echarle ganas. Es todo lo que se necesita para dejar al sofá plantado en casa y plantarte tú en mitad del monte. El objetivo, disfrutar de uno de los mayores placeres de la vida: caminar tranquila, descubriendo paisajes, naturaleza y, a ratos, las huellas que ha ido dejado el ser humano.

Hace un par de semanas, estuvimos de ruta por los pueblos de arquitectura negra de Guadalajara, en concreto tres: Roblelacasa, y los ex-despoblados de Matallana y La Vereda.

Objetivo: La Vereda y Matallana caminando.

La Vereda y yo éramos viejas conocidas. Había ido hacía unos años y me quedé impresionada. Es un pueblo al que nunca dejaron de querer pero que se vio abocado a un abandono forzoso cuando en 1972, el ICONA expropió sus terrenos -junto a los de Matallana- para repoblar la zona. Era la segunda vez que parte de la población del municipio de El Vado (formado en su día por los núcleos de Matallana, La Vereda y El Vado) tenía que hacer las maletas e irse para siempre. Veinte años atrás, en los años 50, El Vado, entonces la capital del concejo, había quedado sumergido bajo las aguas del embalse del mismo nombre. Fue entonces cuando el ayuntamiento pasó a depender de La Vereda y se construyó un edificio para tal fin. Matallana, por su parte, siguió siendo una pedanía aunque su ermita ascendió a parroquia.

La Vereda

La Vereda

La historia hizo desaparecer a El Vado para siempre pero Matallana y La Vereda resistieron.

En el caso de La Vereda, fue un grupo de arquitectos el que se opuso al derribo de sus casas de pizarra. Constituyeron la Asociación Cultural de La Vereda y, tiempo después, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha les otorgó una concesión administrativa. Desde entonces rehabilitan las viviendas siguiendo métodos tradicionales, han vuelto a introducir los cultivos de siempre y trabajan por la conservación de los alrededores. Los fines de semana unos cuantos acuden a disfrutar del pueblo y de su entorno.

Una década después, en los años 80, surge otra asociación: la Asociación Cultural Hijos de La Vereda. La forman los antiguos vecinos del pueblo y reclaman poder recuperar lo que les perteneció algún día. Por el momento han conseguido celebrar las fiestas patronales de San Pedro y la Inmaculada Concepción cada año a finales de junio.

Casa de Matallana

Casa de Matallana

El caso de Matallana es diferente. Hasta aquí llegaron en los años 90 un pequeño grupo de personas que ha vuelto a habitar el pueblo reconstruyendo parte de sus edificios con los mismos materiales de antaño.

Gracias a toda esta gente tanto Matallana y La Vereda, unos pueblos destinados a la desaparición, se conservan cada vez en mejor forma. Actualmente pertenecen al municipio de Campillo de Ranas y por suerte siguen estando bastante aislados.

La ruta: Roblelacasa – Matallana – La Vereda

Quería volver a La Vereda y descubrir Matallana pero en la última ocasión los bajos de mi coche habían protestado así que el objetivo que me marqué fue ir caminando. Existe en internet una guía con senderos por los pueblos de arquitectura negra, pero no encontré ningún camino homologado que pasase por La Vereda. Así que busqué alternativas extraoficiales y al final acabé combinando el PR GU-02 desde Roblelacasa a Matallana con una pista forestal que conecta los “despoblados” de Matallana y La Vereda. Y así fue como conseguimos hacer una ruta Roblelacasa – Matallana – La Vereda.

Pista Matallana - La Vereda

Pista Matallana – La Vereda

Perfil de ruta.

Desde Roblelacasa a La Vereda hay unos 9 kilómetros en total. Los 3 primeros (hasta Matallana) transcurren por el PR GU 02. Están bien señalizados con las indicaciones blancas y amarillas de los senderos de pequeño recorrido. Una vez en Matallana, tenemos que tomar una pista ancha que en unos 6 kilómetros nos acerca a La Vereda. Aunque el camino no tiene pérdida, hay un par de momentos en los que nos podemos despistar. El primero a la salida de Matallana. Hay un camino a la izquierda que no hay que coger.  El segundo es una bifurcación cerca de La Vereda. Hay que seguir por la izquierda.

En cuanto al desnivel. La ruta no presenta mayor dificultad que la longitud (unos 18 km entre ida y vuelta). Roblelacasa está a 1.110 metros, el puente de Matallana sobre el río Jarama a 930 m, Matallana a 1.000 y La Vereda 1.180. Excepto un tramo entre Roblelacasa y el puente de Matallana no hay grandes desniveles.

Tiempo. Aunque se puede hacer en menos, recomendaría unas 6 horas para completar el trayecto de ida y vuelta (unos 18 kilómetros) y disfrutar de los dos pueblos.

Caminos y pueblos sin asfalto.

Roblelacasa es un pueblo de arquitectura negra, una aldea de Campillo de Ranas con casas de pizarra y calles de piedra que parece congelado en el tiempo. Tiene unos 30 vecinos empadronados aunque entre semana es posible encontrarse tan solo con una cabra, algún perro que ladra y una vaca con su ternero a las afueras.

Roblelacasa

Roblelacasa

El PR GU-02 parte de la zona baja del pueblo, de la parte más alejada de la carretera. Salimos por un sendero estrecho, nos encontramos con la fuente y caminamos hasta una pista más ancha que desciende suavemente entre jaras. La bajada se hace más pronunciada conforme nos acercamos al puente de Matallana, una construcción de pizarra renovada recientemente sobre el río Jarama.

Puente de Matallana sobre el Jarama.

Puente de Matallana sobre el Jarama.

Una vez cruzado el río toca ascender por un sendero estrecho, entre árboles, por el barranco del Jarama. Llegamos a Matallana y vemos sus viejas casas de pizarra que están siendo rehabilitadas con los mismos materiales que encontramos en los alrededores. Es curioso comprobar cómo el ser humano ha construido tradicionalmente con lo que tenía más cercamimetizándose sus hogares con el entorno.

Matallana

Matallana

Abandonamos Matallana por una pista ancha que sale en dirección a La Vereda. Hay que prestar atención para no equivocarnos y tomar otro sendero. Desde este punto, vamos ascendiendo por el mismo camino durante unos seis kilómetros. No tiene pérdida, aunque en un par de ocasiones nos cruzamos con pistas anchas que pueden dar lugar a confusiones así que hay que estar atentos o llevar el mapa descargado (no hay mucha cobertura).

Una vez en La Vereda, y antes de deshacer el camino, hay que recorrer las calles de este despoblado al que nunca abandonaron a su suerte.

Iglesia de La Vereda.

Iglesia de La Vereda.

La Vereda

La Vereda

En Caminantes, Radio 5

En el programa Caminantes de Radio 5, le hemos dedicado un par de espacios a otras rutas por los pueblos de arquitectura negra de Guadalajara.

Y más de Castilla La-Mancha (incluido Hayedo de Tejera Negra) en Tierra sin límites.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral