No te pierdas
Home » Europa » Navidades alrededor del mundo
TSL-feliz2016-web

Navidades alrededor del mundo

El Belén, las luces y los árboles, Papá Noel, los Reyes Magos, las uvas, las cenas en familia… Son tradiciones que cumplimos escrupulosamente año tras año en estas fechas. En todos los países de tradición católica se celebra Navidad pero existen costumbres diferentes y bastante curiosas. Estas son algunas de ellas. Viajamos a Ucrania, Suecia, Italia, Argentina, Nueva Zelanda, Australia y Japón.

En Ucrania… 14 días después.

Últimamente, Ucrania ha estado demasiado en los medios. Y por arte de magia ha desaparecido, aunque su conflicto no lo ha hecho. Cosa de las modas informativas. La parte oeste del país está tranquila así que es una buena opción acercarnos hasta allí cuando nuestras navidades hayan acabado para disfrutar (sí) de su navidad.

Y es que en Ucrania conviven varias religiones, entre ellas, los cristianos católicos (de la iglesia greco católica ucraniana) y los ortodoxos. Estos últimos utilizan para sus fiestas el calendario juliano, así que su nochebuena coincide con nuestro 6 de enero.

Ese día su cena se compone de doce platos y ninguno de ellos puede contener carne. Lo que tengan dentro es cuestión de gustos, aunque hay una receta que se repite en todas las casas: el Kutiá, hecho a base de trigo.

Esta cena es la parte más sobria de las navidades porque después de la nochebuena se encadenan tres días festivos, el 7, 8 y 9 de enero. Y comienza lo bueno. Pequeños y mayores salen a las calles a cantar villancicos y representar belenes vivientes, lo que se conoce como Vertep. A cambio, tienen su recompensa. A los adultos se les invita a un chupito o a comer en algunas casas. Si son niños les dan dinero.

El momento preferido de los más jóvenes es Nochevieja. Ese día vienen sus regalos. Los trae un personaje parecido a Papá Noel (aquí se llama Abuelo Frío, Ded Moroz) que acude acompañado por su nieta.

Abuelo Frío

Abuelo Frío

Si queremos saber más sobre las tradiciones navideñas en Ucrania, podemos consultar el blog www.viajamosjuntos.net escrito por Kate y Denis. Allí tienen un artículo dedicado a su navidad.

Ya sabéis, si después de Reyes, nos queda ganas de fiestas, podemos acercarnos a Ucrania. La recomendación de Kate es clara: ir a pueblos pequeños o la ciudad de Lviv, en el oeste del país, uno de los lugares donde las tradiciones perviven.

Para llegar, lo más fácil (y económico) es volar a Polonia y desde allí coger un autobús.

Z Rizdvom!

Navidades con el Pato Donald… en Suecia.

Cambiamos de lugar y nos vamos a Suecia. Necesitamos abrigarnos y aprender dos palabras, God Jul, antes de subir al avión.

Teníamos que viajar a un país nórdico por eso de que están muy asociados a la navidad, a lo blanco, a la nieve y el elegido ha sido Suecia porque tiene tradiciones bastante curiosas, vinculadas con dos animales: patos y cabras.

Estocolmo

Estocolmo

Empezamos por las cabras. Suecia, al igual que otros países nórdicos, tiene detrás su tradición vikinga. Antiguamente, con el solsticio de invierno (el 21 de diciembre) se celebraba Jul, unas fiestas paganas que se transformaron posteriormente en nuestra Navidad. Algunos de sus ritos se han mezclado y perviven. Uno de ellos tiene que ver con las cabras. Se cree que en los antiguos sacrificios el macho cabrío era uno de los animales estrella y además, su dios Thor iba tirado por dos cabras.

Más adelante, en el siglo XIX, la cabra era quien traía los regalos. Aunque esta tradición evolucionó y hoy es Papa Noel el que vienen en trineo tirado por cabras.

Las casas se adornan con figuras de paja trenzada de cabras y al norte de la capital, en la ciudad de Gavle se construye una cabra de madera gigante, adornada con lazos rojos.

Si la tradición de la cabra viene de un pasado lejano, la de los patos (mejor dicho, el pato) el mucho más reciente.

Después de su tradicional comida – bufet de Nochebuena, en las casas suecas se enciende la tele y ¿qué echan? Ni “Solo en casa”, ni “Love Actually”, ni “Pesadilla antes de Navidad”. Allí se ve el Pato Donald. Desde 1959, los suecos cada 24 de diciembre se sientan a ver la película del Kalle Ankas (Pato Donald) y siempre ven la misma película: “El pato Donald y sus amigos les desean feliz navidad”. Ahí queda eso.

Para desabrocharse el cinturón… en Italia.

Quien nos abre la puerta de las navidades italianas es Sara Amata, del blog de viajes Salta Conmigo que nos cuenta, que en país del tamaño de Italia, las tradiciones varían bastante de la zona norte a la sur. Por ejemplo, en la parte más norteña, trae los regalos San Nicolás a principios de diciembre y se colocan los tradicionales mercadillos navideños, tradicionalmente más germanos.

Lago di Como. Aquí pasé unas navidades.

Lago di Como. Aquí pasé unas navidades.

La costumbre que se mantiene a lo largo y ancho de Italia es la del Belén, el Presepio, con sus diferencias según regiones. Hay napolitanos, romanos, sicilianos, genoveses… y también belenes vivientes. Si queremos ver uno auténtico podemos acercarnos a Asis, la ciudad donde San Francisco de Asís inventó el Belén en el siglo XIII. Cada tarde, durante estas fechas, se puede ver su belén viviente junto al castillo.

En Roma, además de los presepi en iglesias y plazas (echadle un vistazo al de los Barrenderos y al de la plaza de San Pedro, en el Vaticano) se puede visitar la exposición de “100 presepi” en la sale del Bramante.

Además de ver belenes, otra des pilares de la Navidad en Italia es la comida. Se come y mucho. Aunque parezca imposible más que en España.

En Nochevieja se cenan lentejas con un embutido y, en el momento del cambio de año, después de la cuenta atrás se brinda con champán o frizzante. Una tradición singular es tirar por la ventana las cosas viejas, aunque cada vez se hace menos.

Para los italianos, esta noche es mucho menos familiar que aquí, se celebra más con los amigos, y las plazas se llenan de conciertos. Una gran fiesta.

En cuanto a los regalos de los niños. Además de San Nicolás (en el norte) y en gran parte de Italia Papá Noel (Bonno Natale), el día 6 de enero acude la Befana, una bruja que reparte carbón o dulces, según como te hayas portado.

 

Ya solo queda desear Buon Natale. Y que si queréis saber más de la navidad italiana visitéis el pos dedicado de Salta Conmigo.

Mucho calor en Argentina.

Cruzamos el charco y nos vamos quitando ropa porque en Argentina estamos en pleno verano. Hace calor. Aunque sus tradiciones no están tan relacionadas con su climatología, sino que son una mezcla de costumbres locales con la cultura navideña europea, traída sobre todo por los inmigrantes italianos y españoles a comienzos del siglo pasado.

Es decir, por un lado nos encontramos vestidos de verano, con bebidas refrescantes, celebraciones al aire libre y por otro, los adornos y muchas tradiciones son de lo más europeo: el árbol de navidad, los adornos rojos y blancos, los calcetines rojos en la puerta… Una buena mezcla.

Su momento más esperado es Nochebuena, un día que se pasa en familia. Y como en el caso de las tradiciones, la comida también tiene que ver con esa mezcla de verano real e invierno importado. Se comen productos locales (los tradicionales asados argentinos, lechón frío, una especie de cochinillo grande) y también productos italianos y españoles, que se reflejan sobre todo en los postres como el turrón o el pan dulce.

A las 00:00 viene Papá Noel y se entregan los regalos. Muchas mujeres reciben ropa interior rosa. No se sabe muy bien por qué. Si su origen es pagano está relacionado con el adviento. Después de los regalos, se sigue con la bebida, los postres, los bailes, la gente sale a la calle a ver fuegos artificiales y a seguir con la celebración. Con el buen tiempo, dan ganas.

Gracias a Alejandra de Viajar Cueste lo que Cueste por contarnos cómo se vive la Navidad en su tierra.

Nueva Zelanda y Australia. Los primeros en celebrar el año nuevo.

Nos hemos malacostumbrado al calor. Así que seguimos en el hemisferio sur y viajamos a nuestras antípodas: a Nueva Zelanda para ver su árbol de navidad. Y nos encontramos con una sorpresa. Allí, el árbol no es un abeto, sino el Pohutukawa. Un árbol que es endémico de Nueva Zelanda y que florece en estas fechas coloreándose de rojo. Ventajas del verano.

Otra costumbre de neozelandeses y australianos es ver el discurso navideño de su reina Isabel II que se echa tanto en el Reino Unido como en muchos de los países de la Mancomunidad de Naciones.

También por la tele, el día 31, nosotros vemos cómo en otros países ya han saludado al año nuevo. Nueva Zelanda y Australia son de los primeros saludar al año nuevo y para nosotros la imagen de los fuegos artificiales en el Puente del Puerto de Sidney es noticia en todos los telediarios.

Y más: pollo frito en Japón, mercadillos navideños en Europa.

Muchos japoneses son budistas, así que, tradicionalmente la navidad no es una fecha destacada pero a ellos. Esto cambió hace unos años, desde que unos restaurantes de comida rápida KFC usaron la Navidad como reclamo y la tradición de comer pollo en nochebuena se asentó. Qué poder tiene la publicidad.

Más tradiciones. Por supuesto los mercadillos del norte de Europa. Los alemanes. Y más al norte aún, en Islandia, en vez de Papá Noel, tienen 13 seres pequeñitos que traen regalos. No son tampoco demasiado bonachones, más bien como trols. Dicen que su madre es la temible Gryla, una especie de bruja que se usaba para asustar a los niños islandeses. Pobres muchachos.

Mercado Navidad de Cracovia

Mercado Navidad de Cracovia

Navidades por el mundo muy radiofónicas.

Si queréis escuchar más sobre las tradiciones navideñas alrededor del mundo, sus sonidos y las intervenciones de Sara de Salta Conmigo, Kate de Viajamos Juntos y Alejandra de Viajar Cueste lo que Cueste, podéis escuchar el podcast de El Canto del Grillo.

¡Felices fiestas desde Tierra sin límites!

2 comments

  1. ¡Qué gran recopilación de tradiciones Navideñas! No sé cuántas Navidades necesitaría para celebrarlas a la manera de cada país y región. ¡Felices Fiestas!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral