No te pierdas
Home » Mundo » Los años nuevos del mundo
calendario_ano_nuevo

Los años nuevos del mundo

Nos quedan dos hojas por arrancar del calendario, dos días para decir adiós a 2015 y darle la bienvenida al 2016. Y también faltan un mes y diez días para saludar al año 4714, tres y medio para desear feliz 2559 y unos 10 meses para comenzar los años 5777 y 1438, respectivamente.

Porque los buenos propósitos, en otros lugares del mundo, y en otras culturas, no empiezan con (nuestro) día 1.

Hoy hablamos del año nuevo según los calendarios chino, tailandés, hebreo y musulmán.

China: el año del mono de fuego rojo.

Londres, barrio chino

Londres, barrio chino

El 8 de febrero de 2016 según nuestro calendario gregoriano será el primer día de 4714.

China se rige por un calendario basado en un sistema luni-solar. Esto quiere decir que sus meses dependen del movimiento de la luna alrededor de la Tierra y sus años tienen en cuenta la vuelta de la Tierra alrededor del sol.

El año empieza con la primera luna nueva y este 4714 será el año de mono de fuego rojo. ¿O quién no se acuerda de esos libritos del horóscopo chino? En el horóscopo chino existen doce animales porque, cuentan, que fueron doce los que acudieron a reunirse con Buda poco antes de su muerte.

200px-Monkey

Pero vamos ahora a lo importante, la fiesta, que no es cualquier cosa. Con el año nuevo chino se suceden 15 días de celebraciones que no son cualquier cosa, aunque el día más importante es, igual que aquí, la víspera del día 1.

Con la cantidad de gente que vive en China (1.340 millones), esta fiesta provoca el mayor movimiento migratorio del mundo. Millones de personas vuelven a sus lugares de origen para pasar unos días en familia y los trenes, autobuses y aviones, acaban llenos. Una vez allí, toca cumplir con el ritual.

Toca preparar la cena de año nuevo, limpiar la casa, comprar ropa y zapatos nuevos, decorar la casa con papeles y farolillos rojos y con caracteres que simbolizan la suerte, el dinero, la salud y la felicidad.

fu-felicidad

Fuera de casa también se vive la llegada del año con desfiles y bailes de dragones. Y no solo en China, sino que en lugares con importantes comunidades orientales también se celebra la llegada del año nuevo chino. Por ejemplo, en Barcelona, Madrid, San Francisco, Nueva York…

Con su nochevieja empieza la fiesta de la primavera, 15 días de celebraciones. Donde se visita a la familia y a los amigos y se come. En Pekín o en Madrid al final todo se celebra en la mesa.

Nosotros, si da la casualidad de que estamos en China en esa fecha, vamos a poder disfrutar de la fiesta en las calles, pero lo mejor, como siempre es intentar meternos de puertas para dentro. Que nos inviten a una celebración china para poder desear 恭賀新禧.  Pues eso, feliz año nuevo.

Tailandia: la fiesta del agua.

"Songkran 002aa" by Takeaway - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Commons.

Songkran 002aa” by TakeawayOwn work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Commons.

Y de 4714, viajamos a 2559… no solo es un viaje en el tiempo, sino que también cambiamos de país. Para los aburridos del calendario gregoriano, el año nuevo tailandés este año se celera el 13 de abril de 2016.

En esas fechas se celebra su gran fiesta: el Songkram o festival del agua, que dura una semana entera y que tiene un componente muy familiar. Se vuelve al pueblo, se visita a la familia y se acude a los tempos, a los watt a dejar ofrendas.

Esta celebración tiene un componente religioso y el agua desde tiempos remotos ha estado presente como elemento purificador en el budismo. Tradicionalmente se echaba agua en los templos, sobre figuras de buda, o la gente se lavaba con ella. Aunque en las zonas rurales estas tradiciones se mantienen, en las áreas urbanas es el ingrediente principal de una gran fiesta.

Cualquier ciudad celebra su festival del agua, el Songkram, y es imposible escapar seco de allí. También es cierto que se agradece porque en estas fechas, en Tailandia es verano.

Si tenemos la suerte de estar en Tailandia en fin de año, podemos optar por dos tipos de celebraciones: las más tradicionales o la gran fiesta. Para disfrutar de estas últimas hay que acudir a ciudades grandes. Por ejemplo, a la capital Bangkok o a Chiang Mai, la ciudad más grande del norte de Tailandia.

Si por el contrario, queremos descubrir las tradiciones más auténticas, nuestro lugar estará en los pequeños pueblos, cerca de Bangkok o mejor aún en el noreste del país en la zona de Isan.

Estemos donde estemos ese 13 de abril de 2016, ese 1 de mokkarakhom de 2559, hay que aprender dos palabras: ¡Sabadi Pi Mai!

Israel: el libro de nuestra vida.

Bernard Picart [Public domain], via Wikimedia Commons

Ilustración del siglo XVIII de Bernard Picart [Public domain], via Wikimedia Commons

Para los hebreos, el mundo empezó el 7 de octubre de nuestro 3.760 a.C., es decir que estamos ahora en el año 5776 según su calendario. Toca apuntar una fecha: 3 o 4 de octubre de 2016. Ese día, si estamos en Israel vamos a poder disfrutar –y desear- un feliz 1 de Tishrei de 5777.

El calendario hebreo es un calendario lunisolar, al igual que el chino se guía por los movimientos de la luna y el sol. Sus meses duran 29 o 30 días y empiezan y terminan con el ocaso. Una curiosidad. Hay años que son bisiestos. Y no como los nuestros. Sino que a estos años se les añade un mes más, tienen 13 en vez de 12. Una coincidencia más con el calendario chino.

Pero vamos a dejar los tecnicismos del calendario judío para vivir una de sus fiestas: el año nuevo (Rosh Hasanah).

Mucha gente en Israel aprovecha esta festividad para irse de vacaciones ya que 10 días después de Rosh Hasanah es el día del perdón (Yom Kippur). Las celebraciones del año nuevo son tranquilas, familiares y con un componente religioso importante. La comida es importante. Se consumen manzanas con miel y jalá, ese pan de las festividades. Casi todo el mundo acude a las sinagogas donde suena el shofar, un instrumento ceremonial con forma de cuerno.

Como ocurre en nuestra cultura con los propósitos de año nuevo, también en el mundo hebreo aprovechan para analizar cómo ha sido el año, ver en qué se han equivocado y empezar con buen pie, por eso entre Rosh Hasanah y Yom Kippur el libro de nuestra vida está abierto. Son momentos de reflexión y para pedir perdón. En Yom Kippur, una jornada solemne de reflexión, de ayuno y de oración, ese libro de nuestra vida se cierra.

Quien quiera vivir el año nuevo judío, lo va a tener complicado porque es una festividad religiosa que se vive en la sinagoga y de puertas para dentro por eso, lo mejor para poder vivirlo en Israel, es conocer a alguien que nos acoja en su casa. Si no tienes los contactos suficientes, podemos optar por ir a un restaurante. Muchas familias lo celebran allí y se puede observar en un segundo plano.

Calendario musulmán: 1 de Muharram.

Vista de Túnez

Vista de Túnez

El calendario musulmán empieza en nuestro año 622, cuando Mahoma tuvo que huir de la Meca a Medina, un hecho que se conoce como la Hegira. Sus meses son lunares, de 29 o 30 días y el comienzo del año es el 1 de Muharram, su mes sagrado.

Este año, la fecha coincide con el comienzo de año judío (3-4 de octubre de 2016) y con el día de la paz así que, desde la Fundación Al Idrisi en Ceuta, nos cuentan que las comunidades hebreas y musulmanas de la ciudad están preparando un evento conjunto, que realce la convivencia de las dos religiones y culturas.

Entre los musulmanes, la celebración dependerá de la rama del islam que se profese. Tanto en España, como en gran parte del continente africano, prevalecen los suníes y el día de año nuevo, muchas familias se reúnen para comer y recordar al profeta. La música tradicional religiosa (anachid) es un elemento muy importante dentro de esta celebración.

Diez días después, el día 10 del mes Muharram, se celebra el día de la Ashura, el día del ayuno. Una jornada en la que además se les dan regalos a los más pequeños. La celebración de la Āshūrā dura tres días, durante el 9,10 y 11 del Muharram. Se ayuna, se hacen regalos a los niños y se dona el diezmo, ya que cada musulmán ha de dar el 2,5% de sus beneficios anuales. Esta donación se puede hacer tanto en la Ashura como durante el Ramadán y está destina a la gente necesitada más cercana, con independencia de su credo o su cultura.

Un buen lugar donde vivir ese 3-4 de octubre de 2016, la fecha en la coinciden el año nuevo hebreo y musulmán, es Ceuta. Si estáis por allí, podéis acercaros a la celebración que va a organizar la Fundación Al Idrisi y disfrutar de esa mezcla cultural que da comienzo al año 1438.

¿Habéis apuntado las fechas?

De momento (qué vulgaridad) os deseamos un feliz 2016.

Gracias.

En “El Canto del Grillo“, en RNE, estuvimos hablando de las celebraciones del año nuevo según los distintos calendarios y entrevistamos a Gaelle Patin-Laloy de Casa Asia, que a su vez nos puso en contacto con Sakk, un chico tailandés; del calendario hebreo nos habló Dolores, de la oficina de turismo de Israel y quien nos informó sobre el año nuevo musulmán fue Mariam de la Fundación Al Idrisi en Ceuta. A todos ellos, ¡gracias! (y felices años nuevos).

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral