Home » España » La curva es bella: carreteras de infarto para descubrir España sobre cuatro ruedas
Caballos en la carretera

La curva es bella: carreteras de infarto para descubrir España sobre cuatro ruedas

Conducir por España es un placer. Basta con arrancar el coche, alejarse de autovías y autopistas y prepararse para disfrutar mientras se avanza por carreteras secundarias que salvan puertos, ofrecen vistas al mar y atraviesan pequeños pueblos.

AS-228, A-2604, LE-481. Es cierto que a sus nombres les falta poesía, sin embargo, llevan a rincones de ensueño. Además, hay una regla no escrita: cuanto más sinuoso es el camino, mayor es la belleza de los parajes a los que conduce.

Para este tipo de viajes por carreteras secundarias en la que salvamos grandes desniveles, aceleramos y frenamos en curvas y donde el juego con las marchas es constante es importante ahorrar gasolina. Para ello, nada mejor que tener en cuenta unos cuantos consejos sobre cómo gastar menos gasolina en tus viajes por la España profunda. La curva nunca fue tan bella.

En colaboración con BP

La entrada a un valle privilegiado

Valle del Privilegio

“Estar en Babia” se traduce por estar despistado o no enterarse de lo que ocurre alrededor. Tiene su origen en la comarca leonesa de Babia, a la que los reyes acudían a cazar y a olvidarse de sus preocupaciones. Entonces, cuando alguien en la corte preguntaba por ellos, se respondía “están en Babia” y de ahí la expresión.

Los monarcas eran listos y tenían claro lo que era bueno ya que esta zona de la provincia de León es de una belleza espectacular. Una carretera, la LE-481, avanza entre montañas atravesando pequeñas poblaciones, San Emiliano, Candemuela y Torrebarrio, hasta llegar al puerto de La Ventana, frontera entre Castilla y León y Asturias.

En ese punto Babia da paso al Valle del Privilegio y la carretera pasa a denominarse AS-228, sin embargo, la belleza de los paisajes se mantiene en este valle encajonado entre montañas en pleno parque natural de las Ubiñas – La Mesa.  El privilegio es poder recorrerlo.

Sierra del Rincón, el secreto de Madrid

Sierra del Rincón

Los de Madrid tenemos fijación con abandonar la ciudad los fines de semana, el problema es que somos muchos los iluminados con la misma idea y la salida de la capital se convierte en una procesión de coches que ríete tú de la Semana Santa de Sevilla.

Cuando escapas del atasco y, por fin, llegas a tu destino, te encuentras con que compartes espacio con otros cientos de madrileños y la ansiada tranquilidad se convierte en un “más de lo mismo”.

Sin embargo, existen lugares dentro de la Comunidad de Madrid que, de momento, escapan de la masificación que supone este exilio estacional, sitios como la Sierra del Rincón que ofrece pequeños pueblos de montaña como La Hiruela o Puebla de la Sierra, senderos que recorren bosques y praderas y carreteras por las que avanzar en solitario, conduciendo de manera pausada y olvidándote de las prisas.

La Costa da Morte de azul intenso

Costa da Morte

Por la Costa da Morte es imposible avanzar en línea recta. Existe una fuerza sobrenatural que te lo impide. Llámalo trasno, llámalo meiga. Cada pocos kilómetros, aparece un desvío que te impulsa a tomar un camino diferente al que indica el navegador.

Si haces caso de tu instinto, comienzan las sorpresas: aldeas apartadas, hórreos, calas solitarias, miradores, faros, pequeños puertos y ocasos en Camariñas, Lires, Muxía o en Finisterre, el fin del mundo.

Y al repostar, nada mejor que elegir Gasolineras BP ya que al utilizar su tarjeta es posible ahorrar en compras y gasolina. Si queréis saber más, aquí os dejo los beneficios y las características de la visa mi bp, una buena opción para aquellos que quieran ahorrar en su viaje.

La Bal de Chistau, rumbo al paraíso

La Bal de Chistau

En ocasiones, los atascos no los provocan otros coches, sino vacas, cabras u ovejas. Esas que deciden darte el alto de repente y tenerte ahí esperando mientras observas. En ese momento, es fácil distinguir a los locales de los urbanitas porque estos últimos buscan rápidamente el móvil para inmortalizar esa imagen que, según quien la observe, resulta pintoresca.

En el Valle de Chistau, en pleno Pirineo aragonés, es fácil ver algún rebaño cruzando la A-2609, la única carretera que da acceso a Plan, San Juan de Plan y Gistaín o detenerte al paso de unas cabras en la pista que da acceso al parque natural Posets – Maladeta. Y lo que también resulta habitual es parar el coche para admirar la belleza de unos paisajes que te pillan desprevenida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral