No te pierdas
Home » Varios » Viajar (o no) con mascotas
viajar con animales

Viajar (o no) con mascotas

Vacaciones. El momento más deseado del año. Toca elegir destino, hacer las maletas y disfrutar solo, con amigos o en familia. Y con “en familia” nos referimos a seres de dos patas, pero también a los de cuatro: perros y gatos que comparten con nosotros todo el año y a los que hay que tener muy en cuenta.

Vengan con nosotros o no, toca planificar las vacaciones buscando lo mejor para ellos. Alternativas no faltan. Algunas nos abrirán los ojos y nos ayudarán a vivir nuevas experiencias.

Perros y gatos viajeros

Son unos 7 millones y medio los perros y gatos que viven en los hogares de España. Y cada vez son más. En total, la mitad de las casas del país tienen uno o varios habitantes no humanos, perros (un 25% aproximadamente), gatos (alrededor del 20%) u otros. Y donde hay necesidad, surge el negocio. Cada vez hay más alojamientos que admiten a inquilinos peludos y los transportes también se adaptan a ellos. Aunque los que tienen que adaptarse sí o sí son los dueños. Gatos y perros dan mucho amor y satisfacciones, nosotros tenemos que corresponderlos con una gran dosis de responsabilidad. Si perros y gatos viajan con nosotros, hay que tener en cuenta varios factores. Y planificar el viaje.

¿Llevas pasaporte?

La documentación, microchip y tener las vacunas al día son imprescindibles para viajar con tu mascota, sobre todo si vas al extranjero.

pasaporte europeo mascotas

¡No olvides mi pasaporte!

¿Hacemos la maleta?

Es casi como viajar como un niño pequeño. Piensa en las necesidades de tu mascota y haz su maleta. Aquí van algunos de los ítems de la lista: bebedero, comedero, correa o arnés, pienso, medicinas, cepillo, comida, transportín o cinturón perruno/gatuno, bozal, agua y sus juguetes. ¿Llevamos todo?

¿Me llevas? (Ah, que no quiero)

¿Me llevas? (Ah, que no quiero)

Destino

Infórmate antes de las leyes del lugar donde vas. Hay países muy amigos de los animales, otros, como Reino Unido, son bastante rígidos con la entrada de mascotas “extranjeras”. Esto sirve también dentro de España. La legislación con respecto a los animales de compañía y su presencia en el transporte público, playas, parques… varía según comunidades y municipios. Mejor evitar disgustos y pasa unas buenas vacaciones compartidas.

gato bola mundo

Ya elijo yo por ti…

Transporte gatuno/perruno

¿Coche, barco, avión, autobús, tren? Además de mirar por la comodidad de nuestro amigo, según el transporte que usemos, tendremos que adaptarnos y cumplir unas u otras normas. Y pesar bien a nuestro amigo.

  • Coche. Por seguridad del animal y tuya, y por la multa que te puede caer, toca cumplir las normas. Dentro de los vehículos, los animales tienen que viajar en transportín, con rejas separadoras o usando cinturones homologados para ellos. Jamás, jamás, los dejes dentro solos, sobre todo si el coche está al sol y es verano.
  • Tren. “Se permite su transporte siempre que no se opongan el resto de los clientes”. Con esa frase tan ambigua comienzan las condiciones de transporte de animales en AVE y larga distancia. Además, las mascotas no pueden exceder los 10 kilos de peso, viajar en transportín y, salvo que viajes en las clases más altas (preferente, club, etc.), tendrás que pagar el 25% del precio del billete. Para media distancia, Avant y cercanías las condiciones cambian, pero las medidas tope se mantienen. La normativa completa de Renfe aquí.
  • Avión. Depende de la compañía admiten o no animales a bordo. Aquí el tamaño del animal cuenta más que en ningún otro sitio. En la página web de cada aerolínea están disponibles sus requisitos, incluyendo el número de animales que pueden viajar en cabina. Si tu amigo no cumple las medidas (unos 6/8 kilos de máximo) toca separarse de él y que lo lleven a la temida bodega. No es la mejor opción, la verdad. Compañías aéreas: poneos las pilas.
  • Barco. Según la compañía varía, pero suelen tener que ir en las perreras habilitadas para ellos, reservar previamente (por eso de no quedarse sin jaula) y pagar un suplemento (por ejemplo, en Balearia son 10€). Todas las navieras tienen publicadas sus condiciones.
  • Blablacar. Algunos conductores de blablacar admiten animales en sus trayectos. Verás un icono una vez elijas fecha y trayecto. Pregunta siempre las condiciones. Si tu animal es grande y ocupa un asiento, tendrás que pagar por dos.

blablacar

¿Dónde dormimos?

Buscadores de alojamiento como Booking o Trivago permiten activar un filtro animalero para que en los resultados aparezcan solo alojamientos que admiten mascotas. Muchos campings, también dejan ir con nuestro amigo y existen páginas como Hot Dog Holidays especializadas en este tipo de establecimientos.

Muchos alojamientos son bajo petición. Lo mejor, en cualquier caso, es contactar con el alojamiento y preguntar si admiten animales, las condiciones y su precio. En algunos casos, no lo publicitan o los dejan estar, pero solo en zonas habilitadas para ellos. También pueden ponen limitaciones por tamaño o raza. Muy injusto porque los perros grandes pueden ser mucho más tranquilos que un pequeño y, si lo hay, el peligro de los PPP (perros potencialmente peligrosos) suele estar en algunos dueños.

Momento de comer

Ahora en verano, siempre existe la opción terraza y en algunos bares son tan majos que traen agua a nuestro animal sin pedirla. Durante el invierno, la cosa se complica y, si no nos queremos pelar de frio, hay que buscar restaurantes pet friendly, mascoteros. En Sr.perro tienen bastantes publicados. También Mascotas Bienvenidas cuenta con un mapa con bares donde admiten a nuestros amigos.

Alternativas de ocio en compañía

No en todos los sitios nuestros amigos son bien recibidos. Y hay que contar con ello. La mayor parte de las playas, sobre todo en verano, no admiten visitantes perrunos y algunas tienen limitación de horario. Para descubrir las que sí y estar al tanto, se puede visitar Red Canina. http://www.redcanina.es/

Los paseos por el campo y por espacios naturales siempre son una buena alternativa para las vacaciones perrunas, pero no olvidéis que algunos espacios naturales no dejan entrar con animales, por ejemplo, las Islas Cíes. Otros, como el Parque Nacional de Ordesa y el Monte Perdido, tienen en sus autobuses transportines en el maletero para que puedas disfrutar del espacio en compañía de tu perro. En cualquier caso, cumplid las normas que existan en el espacio y evitad que vuestro compañero moleste a la fauna local.

Además, existen lugares muy amigos de los animales, hechos para ellos. Es el caso de esta piscina en Madrid para perros o bares perrunos como Belfos y Trufas. Allí, los protagonistas son ellos.

Mi sobriperra Tula disfrutando de sus salidas al campo. La foto, de Ester Mayoral.

Mi sobriperra Tula disfrutando de sus salidas al campo. La foto, de Ester Mayoral.

Un viaje completo

Si te apetece que te lo den todo hecho, existen plataformas como Trips and Dogs que organizan viajes y excursiones en compañía de tu perro. Llevan poco, pero detrás está Smart Dog (http://www.descubrelo.es/). Vais a encontrar desde salidas astronómicas a viajes de varios días en buena compañía perruna.

Gatos y perros caseros

Sacar el transportín en casa equivale a una larga lucha donde no suelo salir ganando. La pelea incluye bufidos, gruñidos, carreras e intentos de engaño poco fructíferos (¿no querras comerte esa latita tan rica que – casualidad – está en el interior del transportín, verdad, Micho?). En el momento álgido, también hay mordiscos y arañazos (sí, yo los recibo).

Detrás, mucho estrés para ellos y para mí. Conclusión: Cati y Micho mandan y no seré yo quien les lleve la contraria. Ellos deciden que se quedan en SU casa. Y que yo… haga lo que quiera.

Mis dos compañeros de piso gatunos y yo tenemos la enorme suerte de tener unos abuelos humanos que los quieren con locura y que se acercan una o dos veces al día a verlos, pero si no es tu caso, hay muchas alternativas para que los animales de tu casa estén felices mientras tú disfrutas de tus vacaciones.

Canguros solidarios a domicilio

Es la alternativa que más me ha gustado de todas las que he visto. Los integrantes y voluntarios de la protectora Zarpas y Colmillos se ofrecen para cuidar a tus animales mientras te vas de vacaciones a cambio de una aportación económica. El dinero que sacan va destinado a cubrir los gastos que generan los animales que tienen en acogida. ¿Algo mejor que dejar a tus mininos a cargo de amantes de los animales?

Me gusta la opción solidaria, pero si cerca de tu casa no encuentras una asociación como esta que ofrezca sus servicios, hay webs como Holidog.com que ofrecen canguros gatunos. Se buscan por código postal y te puedes guiar por las valoraciones de otros usuarios.

Zarpas y Colmillos y su opción de cuidar animales

Zarpas y Colmillos y su opción de cuidar animales

Cuido de tu perro en mi casa

Es otra alternativa. Un servicio bastante similar al de las residencias caninas, pero en casas de particulares. Existen varias páginas que aglutinan a estos canguros cánidos y, lo mejor de todo, es que se pueden buscar por población o código postal y consultar las valoraciones que otros usuarios han hecho de ellos. Algunas páginas son gratuitas, otras requieren una cuota de inscripción y las menos cobran porcentajes por los servicios.

Lee las condiciones, pero muchas incluyen seguro de responsabilidad civil y seguro veterinario durante esos días.

El precio lo pone cada cuidador y, por lo tanto, varía, pero una cifra bastante común es 15€ por 24 horas. También suelen ofrecer guardería diurna y paseos.

Aquí van las famosas:

Te dejo mi casa… si cuidas a la fierecilla

Te dejo mi casa, a cambio de que cuides a mi minino o al perro. Es la fórmula de algunas plataformas como Trusted House Sitters o Mind my house. No son gratis, la inscripción cuesta dinero (90€ anuales en el caso de Trusted House Sitters), aunque a cambio ofrecen seguro y garantías. Las ventajas: canguro gratis y tu mejor amigo sin estrés y sin moverse de casa. Seguro que piensa: “aquí mando yo. Y miau”.

¿Tienes amigos animaleros? Porque el mismo invento se puede hacer con conocidos de otras ciudades y países. Puedes coordinar con ellos las fechas de vacaciones a cambio de ser (o que sean) canguro por unos días. Requiere algo más de planificación, pero te ahorras unos euros.

Una vez terminé cuidando de 2 perros, 7 gatos, un pequeño rebaño de ovejas, gallinas y unas cuantas colmenas en una casa de campo en el interior de Málaga. Resistí la tentación de robar a un minino de tres meses.

¡En esta casa había de todo!

¡En esta casa había de todo!

Resorts gatunos y perrunos

Es una fórmula más convencional, pero igual de útil. Las residencias caninas y felinas permiten que nos vayamos de vacaciones tranquilos. Algunas son sencillas, otras incorporan todo tipo de lujos. Muchas cuentan con servicios extras: transporte, peluquería, masajista, educador o webcam.

Depende de lo que queramos para ellos y del presupuesto con el que contemos, podremos elegir unas u otras.

Elijas lo que elijas, recuerda que tener en casa un animal es una responsabilidad. España es el país de la Unión Europea que más animales abandona. No ayudes a engrosar esa lista más que vergonzosa (y delictiva).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© Tierra sin límites es un blog de Paula Mayoral